Gana Premio Nobel de la Paz: Grupo activista contra las armas nucleares

0
227
La directora ejecutiva de la campaña para abolir las armas nucleares (ICAN, por su sigla en inglés) ,Beatrice Fihn, y el coordinador ,Daniel Hogsta, celebrando luego de ganar el premio Nobel de la paz 2017 en Ginebra, Suiza 6 de octubre de 2017. REUTERS/Denis Balibouse

OSLO/GINEBRA (Reuters) – El Comité Noruego del Nobel concedió el viernes el Premio Nobel de la Paz a un grupo internacional poco conocido que aboga por la prohibición de las armas nucleares, en una advertencia en torno al creciente riesgo de una guerra nuclear por la crisis con Corea del Norte.

El reconocimiento a la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN, por su sigla en inglés) fue inesperado, sobre todo en un año en que eran considerados como favoritos los arquitectos del acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y varias potencias mundiales.

Pese a todo, muchos lo vieron como un impulso potencial al movimiento global que lucha por prohibir las armas nucleares desde el día en que se lanzó la primera bomba atómica en la ciudad japonesa de Hiroshima en agosto de 1945.

La directora ejecutiva de ICAN, Beatrice Fihn, dijo a Reuters que el grupo estaba exultante.

Preguntada acerca de si tenía un mensaje para el líder norcoreano, Kim Jong-Un, que ha realizado ensayos nucleares desafiando la presión internacional, y al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que amenazó con “destruir totalmente” a Corea del Norte para proteger a su país y sus aliados, afirmó que ambos deben saber que las armas son ilegales.

“Las armas nucleares son ilegales. Amenazar con el uso de armas nucleares es ilegal. Tener armas nucleares, poseer armas nucleares, desarrollar armas nucleares, es ilegal, y tienen que parar”, afirmó.

ICAN se autodescribe como un coalición de grupos no gubernamentales presente en más de 100 países. Se formó en Australia y fue lanzada oficialmente en Viena en 2007.

“Vivimos en un mundo donde el riesgo de que se usen armas nucleares es mayor que el que ha sido por mucho tiempo”, dijo Berit Reiss-Andersen, líder del Comité Noruego del Nobel. “Algunos estados están modernizando sus arsenales nucleares y hay un peligro real de que más países intenten obtener armas nucleares, como ejemplifica Corea del Norte”, agregó.

El reconocimiento busca impulsar la causa del desarme en medio de las tensiones nucleares entre Washington y Pyongyang, además de subrayar la incertidumbre sobre el futuro del acuerdo de 2015 para limitar el programa nuclear de Irán, aunque el Comité no mencionó a este país en la concesión del galardón.

De hecho, muchos se sorprendieron por la decisión de premiar a un grupo de un relativo bajo perfil, en lugar de reconocer el complejo acuerdo iraní, elaborado durante años de diplomacia de alto nivel.

El Comité Noruego del Nobel negó que la concesión del premio a un grupo antinuclear pretenda ser una reprimenda contra Trump o un desprecio a los arquitectos del acuerdo con Irán.

“El tratado con Irán es un acontecimiento positivo, pero la razón por la que mencionamos a Corea del Norte (en nuestra declaración) es una referencia a la amenaza que la gente siente realmente”, dijo Reiss-Andersen a Reuters. “Por contra, Irán no ha realizado amenazas recientes de usar armas nucleares”.

Dejar respuesta